La flexibilidad laboral es un sistema que parece que en nuestro país no termina de implementarse, a diferencia de lo que sucede en otros países europeos, donde la media de trabajadores que cuentan con la oportunidad de trabajar desde casa se sitúa alrededor del 13%, frente al 7,4% de nuestro país. Para conocer las causas, es importante analizar las ventajas y desventajas de un sistema, que, con los avances tecnológicos a disposición del empresario en el día de hoy, no debería suponer ningún impedimento en el rendimiento del trabajador.

Ventajas para el trabajador:
• Conciliación familiar y laboral
• Ahorro de costes y tiempo en el transporte diario
• Aumento de la productividad por sensación de bienestar
• Mayor calidad de vida

Desventajas para el trabajador:
• Falta de integración con un equipo
• Dificultad para la promoción
• Dificultad para establecer momentos de desconexión

Ventajas para la empresa:
• Mayor productividad
• Menor absentismo laboral
• Ahorro de costes
• Mayor implicación por parte del empleado

Desventajas para la empresa:
• Escaso control horario
• Dificultad para trasladar la misión y la visión de la empresa
• Falta de definición de la ley que lo regula

Algunas empresas están buscando fórmulas intermedias o de teletrabajo parcial (únicamente por las tardes, o realizar sólo una o dos jornadas de teletrabajo a la semana…) que consigan aprovecharse de las oportunidades que ofrece este sistema, procurando minimizar sus desventajas.

Sin embargo nuestro país está aún lejos de abandonar la cultura del presentismo, por lo que todo parece indicar que seguiremos la senda de otros países europeos en este sentido, y los avances tecnológicos harán que el teletrabajo incremente año a año, pero a un ritmo mucho inferior al de nuestros vecinos europeos.

Comparte