Cuando nos encontramos buscando empleo a través de internet muchas veces hay ofertas de trabajo falsas que claramente identificamos, pero, sin embargo, hay otras que, aun siendo igual de engañosas, consiguen confundirnos y acabamos interesándonos en ellas.

Algunas claves para diferenciar las verdaderas de las falsas serían las siguientes:

  • Oferta de un empleador desconocido que te llega directamente a tu mail: Nadie va a venir a ofrecerte trabajo a tu casa, y mucho menos te van a enviar un correo que normalmente llega como spam. Además, en estos correos suelen pedir al trabajador el pago de una serie de gastos administrativos para empezar a trabajar. Todo es un timo.
  • Te piden llamar a un número de tarificación especial: Hay ofertas de trabajo falsas en las que se solicita la llamada para obtener más información a un número de tarificación especial, por ejemplo un 902. Una vez llames, te tendrán con el teléfono descolgado el máximo tiempo posible, solicitándote varios datos, con el objetivo único de incrementar el coste de la llamada.
  • “Te harás rico” si trabajas desde casa: Es bastante difícil conseguir unos ingresos “decentes” trabajando desde casa. La oferta falsa consiste en cobrar al interesado un dinero en concepto de materiales que le enviarían su domicilio. En muchos casos, ni materiales, ni trabajo.
  • Portales de empleo que no son tal: Existen cada vez más webs que aparentemente son portales de empleo cuando en realidad no lo son. ¿Cómo funcionan? Captan las ofertas de empleo que fueron publicadas en el pasado en Infojobs, Infoempleo o LinkedIn y las reproducen. Para inscribirte normalmente te hacen registrarte de forma obligatoria y cuando lo haces te llevan a un link no válido o que te redirige a la oferta real, normalmente ya caducada. El único propósito de estos portales es conseguir tus datos personales. Para evitar “caer en la trampa” procura registrarte únicamente en portales de empleo reconocidos.
  • Comprueba el servidor del correo: Uno de los sistemas más eficaces para saber si una oferta de trabajo es falsa o no es comprobar si los correos electrónicos que se envían pertenecen al dominio de la empresa real. Si la oferta llega desde un mail con una terminación correspondiente a un servicio gratuito (Gmail, Hotmail, etc), lo más seguro es que la oferta sea fraudulenta.
  • Encuestas falsas: Un fraude muy común. Aquí el trabajador es captado mediante el gancho de un ingreso extra sólo por completar cuestionarios diariamente. Al acceder a dichos cuestionarios hay que pagar una cantidad, que en muchos casos nunca verás de vuelta.

Si después saber todo esto, aún así has sido estafado ponte en contacto con la página donde hayas encontrado publicado el anuncio, y si no lo consigues, denúncialo al grupo de delitos telemáticos de la Guardia Civil.

Esperamos que estas premisas te sirvan de ayuda. A partir de ahora ya lo sabes…¡Ten cuidado para evitar ser objetivo de timo!

Comparte